Cómo cuidar tu caldera

Cómo cuidar tu caldera

Ya sea que su caldera sea nueva o que la haya tenido durante algún tiempo, asegurarse de que la aprovecha al máximo es de suma importancia, tanto para su hogar como para su billetera. Es fácil olvidarse de cuidar su caldera, así que ¿cómo puede realmente hacer que dure?

1. Mantenimiento anual de la caldera

Para mantener su caldera funcionando de la manera más eficiente posible, su primera medida debe ser organizar un servicio de mantenimiento de la caldera con su plomero cada 12 meses.

Esto consistirá en una serie de servicios de mantenimiento para garantizar que todo funcione sin problemas y que su caldera siga siendo segura.

Muchas personas subestiman la importancia de dar servicio a su caldera, pero tomarse el tiempo para revisarla y mantenerla completamente significará que es mucho menos probable que se encuentre tomando una ducha fría porque su caldera se descompuso inesperadamente.

Y si hay un problema con su caldera, su ingeniero será capaz de detectarlo durante el servicio, por lo que se pueden realizar las reparaciones o sustituciones necesarias.

2. Limpieza regular de la caldera

Es algo que tal vez no se le ocurra, pero su caldera recoge el polvo como cualquier otra cosa en su casa. Esto significa que una limpieza regular para evitar la acumulación de polvo es importante para prolongar la vida útil de su caldera.

Algunos dicen que tu mismo puedes limpiar tu caldera, pero si no es un profesional, limpiar el interior de su caldera puede ser peligroso. Las calderas no sólo calientan el agua a unos 60 grados, sino que además no son fáciles de usar en su interior. También puede arriesgarse a causar daños a su caldera que podrían resultar en una fuga de gas, por lo que siempre es mejor llamar a un experto.

Para asegurar que su caldera se limpie de forma segura y adecuada, un ingeniero de Gas Safe debe llevar a cabo la limpieza (que es una parte clave de su mantenimiento anual). Sin embargo, puede usar un paño suave para espolvorear el exterior de su caldera para evitar que entre más polvo o suciedad.

3. Purgado de los radiadores

Si bien esto se centra en los radiadores, el mantenimiento de los radiadores también ayuda a la caldera; si los radiadores no funcionan de manera eficiente, esto puede hacer que la caldera trabaje mucho más.

Mientras no haya más problemas, sangrar sus radiadores es una tarea que puede hacer rápida y fácilmente - y no tendrá que llamar a un plomero para que lo haga por ti. Es tan simple como abrir una válvula en su radiador y dejar salir el aire atrapado que está causando que no se calienten completamente.

4. Limpieza a presión

Una vez más, la limpieza por chorro de agua es un servicio que se centra en sus radiadores, pero que puede beneficiar enormemente a su caldera. De hecho, una de las señales de que necesita para enjuagar sus radiadores es que su caldera es cada vez más ruidosa.

Powerflushing es una limpieza profunda de sus radiadores y sistema de calefacción central que utiliza productos químicos para eliminar todos los lodos, óxido y otros residuos que se asientan en los radiadores, tuberías y calderas y que impiden que funcionen correctamente.

La limpieza de los lodos de su sistema de calefacción central es una manera eficaz de mantener su caldera en su mejor estado y evitar que la suciedad corroa o dañe su sistema.

5. Revise la presión de su caldera

La presión de su caldera puede ser un factor importante en su rendimiento. Con el tiempo, su caldera puede perder presión, lo que disminuirá su eficiencia.

La frecuencia con la que necesite aumentar la presión dependerá de la caldera que tenga, pero comprobar el manómetro cada dos meses significará que puede estar al tanto de todo.

Si la presión es baja (inferior a 1 bar en la mayoría de las calderas), puede recargarla fácilmente siguiendo las instrucciones de su manual o pidiendo ayuda a su fontanero. Si no está seguro de cómo probar la presión de su caldera, eche un vistazo a nuestros consejos y guía para diferentes sistemas y algunos de los síntomas más reveladores.

6. Despeje el desorden cerca de la caldera

Las calderas deben mantenerse bien ventiladas para que funcionen bien, lo que significa que el espacio a su alrededor debe mantenerse despejado.

Por ejemplo, si su caldera se encuentra dentro de un armario, asegúrese de no llenar esta área con abrigos y bolsas, ya que esto puede crear problemas para su caldera. Si no está seguro de si el área está adecuadamente ventilada, su plomero podrá aconsejarle durante su revisión anual.

7. Detectores de Monóxido de Carbono

Una caldera defectuosa puede suponer un grave peligro para ti y tu familia, por lo que es vital que se asegure de que siempre funciona correctamente.

Si hay un problema con su caldera, existe el riesgo de que se produzca una fuga de monóxido de carbono, por lo que mantener un detector con una alarma al lado de su caldera y probarlo regularmente es una forma eficaz de garantizar la seguridad de su caldera.

8. Solucione los problemas rápidamente

No importa la antigüedad de su caldera, es vital que si hay algún problema con su caldera, se resuelvan rápidamente.

Ya sea que su caldera requiera una reparación pequeña y no urgente para ayudar a que funcione un poco mejor, o que necesite ser reemplazada por completo, asegúrese de contratar a un plomero totalmente calificado para que realice el trabajo tan pronto como sea posible y se asegurará de que su sistema de calefacción central permanezca seguro y eficiente.

Mantenimiento de su caldera

El cuidado de su caldera y sistema de calefacción central es una responsabilidad constante, y es importante recordar que las tareas más pequeñas y rutinarias que tu puedes hacer en casa (desempolvar, revisar el manómetro, etc.) son tan importantes como las tareas que realiza su plomero. Si se le debe otro servicio, o no ha tenido uno en mucho tiempo, no dude en ponerse en contacto.

Escribir respuesta

* Nombre:
* E-mail: (no se publicará)
   Web: (Sitio web con http://)
* Comentario:
Escribe el código